Ahorro Previsional Voluntario (APV)

Mecanismo de ahorro previsional voluntario que permite a las personas dependientes e independientes, ahorrar por sobre lo cotizado obligatoriamente en su AFP.

foto Ahorro Previsional Voluntario (APV)

Características

El Ahorro Previsional Voluntario (APV) es un mecanismo de ahorro que permite a las personas dependientes e independientes, ahorrar por sobre lo cotizado obligatoriamente en su Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Existen tres alternativas de APV:

  1. Cotizaciones Voluntarias. Sólo las AFP pueden ofrecer ésta alternativa.
  2. Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario
  3. Depósitos Convenidos.

El sistema de Ahorro Previsional Voluntario permite que, mediante un esfuerzo de ahorro adicional al que la ley exige, los trabajadores afiliados a las AFP y los imponentes de alguno de los regímenes previsionales administrados por el Instituto de Previsión Social (IPS), mejoren el monto de su futura pensión o adelanten la fecha de su jubilación.

Para realizar este ahorro se ofrecen varias alternativas de planes en los cuales invertir e instituciones donde poder realizarlo, como cuotas de fondos mutuos, seguros de vida con APV, cuotas de fondos de inversión, entre otras.

¿A quién está dirigido?

Trabajadores dependientes e independientes que cotizan en alguna AFP y que deseen incrementar su pensión o adelantar la fecha de su jubilación.

¿Cómo funciona?

Los trabajadores que opten por efectuar cotizaciones voluntarias, depósitos de ahorro previsional voluntario o depósitos convenidos, deberán manifestar su voluntad en la Entidad elegida o ante un representante o persona autorizada por aquélla, mediante la suscripción del formulario denominado " Selección de Alternativas de Ahorro Previsional Voluntario".

También deberán suscribir dicho formulario quienes deseen traspasar parte o la totalidad de sus recursos originados en cotizaciones voluntarias, depósitos de ahorro previsional voluntario o depósitos convenidos a las AFP o Institución Autorizada que desee.

Los recursos acumulados por los trabajadores en las AFP o Instituciones Autorizadas, por concepto de cotizaciones voluntarias y depósitos de ahorro previsional voluntario podrán ser retirados o traspasados, total o parcialmente, a cualquiera de las AFP o Instituciones Autorizadas.

El trabajador o pensionado que decida efectuar el retiro total o parcial de fondos, deberá llenar una "Solicitud de Retiro" en cualquier agencia de la correspondiente Entidad, en que mantenga depositados sus recursos, presentando su cédula nacional de identidad. La que también podrá efectuarse mediante el uso de Internet, según lo autorice el Organismo Fiscalizador correspondiente.

Cuando el trabajador presente solicitud de pensión en su AFP, deberá indicar a ésta, las AFP y las Instituciones Autorizadas en las cuales mantiene recursos originados en depósitos convenidos y, a su vez, señalar aquéllas desde las cuales desea traspasar recursos (cotizaciones voluntarias, depósitos de APV y depósitos de APVC) para pensionarse y sus respectivos montos. Asimismo, la AFP deberá solicitar a las Instituciones Autorizadas o Administradoras de Fondos de Pensiones indicadas por el trabajador los recursos, utilizando el formulario "Selección de Alternativas de Ahorro Previsional Voluntario".

Montos involucrados

No existen un monto de inversión mínimo único, los valores son determinados por las entidades que ofrecen los planes.

¿Con quién se contrata?

Los planes de ahorro de APV pueden ser ofrecidos por las AFP e Instituciones Autorizadas, esto es, Compañías de Seguros, Administradoras General de Fondos, Corredores de Bolsa, Agentes de Valores y Bancos.

Las AFP y los Bancos son fiscalizados por la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, respectivamente.

Precauciones y advertencias

Verifique que los planes asociados al contrato a suscribir estén autorizados por la Superintendencia respectiva.

Las Instituciones Autorizadas y las AFP no podrán establecer condiciones especiales para que el trabajador revoque su decisión de efectuar ahorro previsional voluntario o para que traspase los recursos hacia otra Entidad.

Cuando un trabajador realice depósitos a través de su AFP o del IPS con destino a más de una alternativa de ahorro previsional voluntario de una misma Entidad, se efectuará una única transferencia y sólo se cobrará una vez la comisión fija.

Las Entidades no podrán cobrar ningún tipo de comisión por el traspaso de una parte o la totalidad de los recursos originados en cotizaciones voluntarias, depósitos convenidos y depósitos de ahorro previsional voluntario hacia Instituciones Autorizadas o hacia otras AFP.

Los trabajadores o pensionados cuando corresponda, podrán retirar todo o parte de los recursos originados en cotizaciones voluntarias y depósitos de ahorro previsional voluntario en las condiciones que correspondan al régimen tributario seleccionado en el momento del aporte.

Las cotizaciones voluntarias, los depósitos convenidos y los recursos mantenidos por los afiliados en cualquier plan de ahorro previsional voluntario son inembargables mientras no sean retirados.

Los fondos acumulados como depósitos convenidos no pueden ser retirados antes de pensionarse.

Costos asociados

Es muy relevante que esté informado sobre las comisiones que pueden ser cobradas por las Entidades que administran el APV.

Principios del inversionista

La clave del éxito financiero consiste en no gastarlo todo y empezar a invertir hoy mismo.

Si bien invertir es la mejor manera de asegurar su futuro en el mercado de capitales, existen varias opciones que debe considerar para optimizar sus inversiones.

Al momento de invertir tenga en cuenta sus metas de ahorro y organice sus prioridades con claridad, es decir, debe establecer lo que espera de sus inversiones para determinar el tipo de inversión que más favorezca sus necesidades y expectativas. Determine sus objetivos de inversión y el grado de riesgo que está dispuesto a asumir en función de sus necesidades.

Dentro de las alternativas de inversión Ud. dispone de diversos instrumentos y cada uno tiene características distintas respecto a su plazo, rentabilidad, reajustabilidad, liquidez y riesgo, por mencionar algunas. ¡Infórmese respecto de esas características!

Además, averigüe si deberá incurrir en gastos adicionales por comisiones, gastos de administración, impuestos, entre otros, ya que estos disminuyen las utilidades.

Un(a) inversionista como mínimo debe conocer:

  • Los últimos estados financieros auditados de la sociedad emisora
  • La actividad principal de la empresa
  • El crecimiento del sector o del rubro al que pertenece la empresa
  • La nómina de los principales accionistas de la sociedad emisora
  • Si la sociedad emisora pertenece a un grupo económico
  • Los principales administradores: Presidente, Directorio, Gerente general, etc.
  • Las características particulares del valor en el que invertirá
  • La rentabilidad, solvencia y liquidez de la empresa
  • Los rendimientos ofrecidos por otras alternativas de inversión

Por su seguridad le recomendamos que los instrumentos en los que invierta sean adquiridos por medio de los intermediarios, emisores y administradores del mercado formal, sujetos a regulación.

¿Por qué le convendría invertir en el Mercado de Capitales?

  • Porque usted tiene la oportunidad de elegir el tipo de inversión que desea, a precios de mercado.
  • Porque usted puede contar con la orientación y apoyo de especialistas en el mercado como los intermediarios, agentes de valores y las administradoras de fondos.
  • Porque usted dispone de diversas alternativas de inversión, en condiciones de transparencia, equidad e igualdad de oportunidad.
  • Porque el Mercado de Capitales y los agentes que intervienen en él se encuentran regulados por la normativa vigente de la Comisión para el Mercado Financiero y el Banco Central. Asimismo, las entidades bursátiles cuentan con sistemas propios de autorregulación para velar por la transparencia de las transacciones de valores que en éstas se realizan.
  • Porque las Bolsas de Comercio ofrecen la infraestructura adecuada para la realización de transacciones bursátiles.

Respecto al momento de buscar asesoría recuerde que los Intermediarios y Agentes de Valores y las Administradoras de Fondos son los únicos autorizados para actuar en el Mercado de Capitales. Ellos cuentan con profesionales especializados en la compra y venta de valores, quienes le darán a conocer las diversas alternativas que le brinda el mercado, los que por sus servicios, cobran comisiones que deberán ser acordadas con usted como inversionista.

Al elegir a su Intermediario, Agente o Administradora de Fondos, debe tener en cuenta que su reputación sea intachable, que tenga habilidad para invertir con eficiencia. Su calidad y confiabilidad son indispensables. Además de experiencia, agilidad para presentar informes periódicos de sus inversiones y de las nuevas opciones que aparezcan. Tenga presente que las comisiones que cobran no están fijadas por la CMF sino por ellos mismos, lo cual debe quedar estipulado en su contrato. Al recibir consejos de un Intermediario, Agente o Administradora de Fondos, considere:

  • ¡Es su dinero! por lo que es conveniente averiguar todo lo que sea posible acerca de su Agente, Intermediario o Administradora, las empresas emisoras involucradas, cómo estará administrada su cuenta, las opciones de inversión con las que cuenta (tanto en tipo como en volumen).
  • Averiguar qué puede hacer en caso de que usted considere que su orden ha sido ejecutada incorrectamente. Pregunte qué medios están a su disposición en caso de que tenga reclamos, entre otros inconvenientes.
  • Al momento de firmar un contrato, éste debe describir la naturaleza del servicio que está adquiriendo, su vigencia, los riesgos y beneficios involucrados, las obligaciones y responsabilidades de cada una de las partes, las penalidades que le imputarían en caso de cierre de la cuenta. Infórmese sobre el contenido del contrato para asegurarse que comprende y que está de acuerdo con sus términos.

Recuerde que la decisión de inversión siempre será de su exclusiva responsabilidad y que la principal forma de proteger sus inversiones es con información.

Perfil del inversionista

Descubra ¿cuál es su perfil de inversionista? Haga click en la imágen para acceder al interactivo

El perfil del inversionista se refiere a las características de una persona que guían la manera en que debiera tomar sus decisiones de inversión, incluido su nivel de tolerancia al riesgo, en relación a los diversos instrumentos de inversión que existen en el mercado.

En la medida que conozca qué tipo de inversionista es usted, podrá elegir de mejor forma entre las alternativas de inversión a las que puede optar o crear una mezcla de inversiones que se adapten a su perfil.

Saber cuáles son las necesidades y objetivos de inversión actuales, cuál es el horizonte de inversión, la disponibilidad con la que necesitará el dinero, el nivel de riesgo con el que se siente más cómodo, ayuda a definir el perfil del inversionista.

Diversos factores influyen en el perfil del inversionista:

  • La edad y el horizonte de tiempo de la inversión, que determinan cuánto tiempo podemos esperar para que la inversión de frutos.
  • Los ingresos, tanto los que percibe hoy, como los que espera obtener.
  • Las obligaciones financieras contraídas, mientras más obligaciones tenga con otros, tendrá menor capacidad de ahorro.
  • Patrimonio, que representa el respaldo económico con el que cuenta.
  • Capacidad de ahorro, que le permitirá aprovechar oportunidades o hacer frente a imprevistos.
  • Tolerancia al riesgo, cuánto se está dispuesto a arriesgar.
  • Conocimientos financieros, es más fácil invertir en algo conocido que en algo desconocido.
  • Objeto de la inversión, define en qué se utilizarán los recursos invertidos, por ejemplo, para comprar una casa o sólo si se trata de inversión de excedentes.
  • Rentabilidad deseada, rendimiento que espera obtener en el futuro de la inversión.

Básicamente, existen tres perfiles de inversionistas:

Conservador

Este inversionista se caracteriza por ser menos tolerante al riesgo y valorar la seguridad. Por lo tanto, escoge instrumentos de inversión que le den certeza de que no perderá parte o todo el dinero que invertirá (su capital). No le importa que las ganancias (rendimiento) obtenidas sean bajas.

Prefiere invertir en instrumentos de deuda, como títulos de deuda, depósitos a plazo o cuentas de ahorros, porque puede saber la rentabilidad que tendrán al adquirirlos.

Dentro de este perfil puede haber todo tipo de personas, desde jóvenes con sus primeros ingresos y que, por lo tanto, no quieren arriesgar sus ahorros; hasta aquellos con familias por mantener, o deudas por cubrir, o personas retiradas o por jubilar que no quieren mayores preocupaciones.

Tal vez no sea ésta la estrategia que maximice la rentabilidad de las inversiones, pero sí puede ser una alternativa para ahorrar a largo plazo sin mayores preocupaciones sobre el movimiento de los instrumentos.

Moderado

Este inversionista es cauteloso con sus decisiones, pero está dispuesto a tolerar un riesgo moderado para aumentar sus ganancias. Procura mantener un balance entre rentabilidad y seguridad.

Suele buscar la creación de un portafolio o cartera de inversión que combine inversiones en instrumentos de deuda y capitalización.

Inversionistas de este tipo hay de distintas edades. Generalmente se trata de personas con ingresos estables, que pueden ser entre moderados y altos, padres de familia con capacidad de ahorro.

Agresivo

Busca los mayores rendimientos posibles, por lo que está dispuesto a asumir el riesgo que sea necesario. Se trata por ejemplo, de inversionistas jóvenes, pero que cuentan también con solidez económica y con ingresos de moderados a altos y personas solteras o aún sin hijos, entre los 30 y los 40 años de edad.

Esta clase de inversionistas corre riesgos en los mercados y opta por los instrumentos que prometen las ganancias más elevadas, sin importar si en un momento dado se arriesga a perder la mayor parte de la inversión.

Este tipo de personas prefieren portafolios de inversión en los que combinan fondos de capitalización, deuda a corto plazo y deuda a largo plazo. Ser un inversionista agresivo puede dar buenos resultados, siempre que no se esté invirtiendo el dinero de los gastos cotidianos. No es recomendable mantener esta actitud de riesgo cuando no se cuenta con la suficiente solvencia, o si se tienen compromisos familiares importantes.

Proceso de toma de decisiones de inversión

¿De qué depende la elección del inversionista?

La elección del instrumento dependerá, casi siempre, en otros aspectos de:

  • El objetivo del inversionista.
  • El monto disponible para invertir.
  • La rentabilidad deseada.
  • El grado de aversión o tolerancia al riesgo del inversionista.
  • El plazo en que se desea obtener ganancias.

Por ejemplo, una persona que ahorra para el largo plazo y no quiere sorpresas privilegiará instrumentos de deuda, tales como cuentas de ahorro a plazo. Ahora bien, si el monto lo justifica, y si está dispuesta a asumir un mayor nivel de riesgo, podría invertir sus recursos en un fondo mutuo de deuda de mediano y largo plazo, en un fondo mutuo de instrumentos de capitalización o en acciones.

En todo caso, nadie puede decir a un tercero con certeza dónde es mejor invertir, básicamente por dos razones:

  • nadie conoce el futuro
  • nadie conoce mejor las necesidades de una persona que ella misma. El mejor ejemplo son los distintos niveles de riesgo que las personas están dispuestas a asumir.

Para quienes tienen una alta tolerancia al riesgo, los instrumentos más recomendables son los de capitalización, por ejemplo, las acciones.

La literatura señala que en el largo plazo las acciones rentan más que los instrumentos de deuda, pero, por otro lado, las acciones son más riesgosas, así que son aconsejables para quienes están dispuestos a asumir una probable pérdida de capital y no así para los que, por ejemplo, se encuentran ahorrando con el objetivo de adquirir una casa propia. Con las acciones se participa en la rentabilidad y riesgo del negocio, en cambio, con deuda se financia al emisor a cambio de un interés.

Siempre es recomendable diversificar la inversión, si se cuenta con los recursos para ello, y conocer las características de los instrumentos en el mercado. De no ser así, hacerse asesorar por expertos puede ser lo más conveniente.

Siempre hay más de una opción para invertir.

Aspectos a considerar al momento de la inversión

1. Objetivo de la inversión

Debe conocer la razón de por qué quiere ahorrar o invertir, o bien, postergar su consumo de hoy, por el futuro, para irse de vacaciones o comprarse un auto.

2. Nivel de riesgo tolerado y rentabilidad deseada

Debe evaluar cuál es su nivel de tolerancia a las variaciones asociadas al precio de los activos v/s lo que espera ganar con la inversión.

Por ejemplo, un inversionista con bajo nivel de riesgo tolerado, probablemente no invertiría en acciones dada la volatilidad de su precio, aún cuando de esta forma podría obtener una rentabilidad mayor. El nivel de riesgo tolerado es una característica de cada persona y del objetivo de la inversión.

En este sentido, es relevante conocer que existen instrumentos con distintos niveles de riesgo y, por tanto, distintos niveles de rentabilidad asociada. Por ejemplo, un instrumento emitido por el Banco Central es menos riesgoso, pero la rentabilidad asociada es menor que otras alternativas de inversión.

3. Liquidez de la inversión

Es el grado de convertibilidad del activo en efectivo sin afectar su valor. Esta variable se asocia con el momento en que se desee retirar la inversión.

Al igual que en el caso anterior, se debe tener presente que existen instrumentos con distintos grados de liquidez.

Como ejemplo de alta liquidez, podemos citar las acciones que se transan en bolsa y que tienen presencia bursátil, si la acción tiene alta liquidez probablemente la venta se realizará al valor al cual se cotiza.

Las cuotas de fondos de inversión se han mostrado menos líquidas, si consideramos que la liquidez de estas cuotas está relacionada con la mayor o menor rapidez con que un inversionista cualquiera puede comprar o vender este instrumento, conservando el precio de mercado.

4. Plazos de la inversión

Es una variable que se asocia directamente al objetivo de la inversión.

5. Necesidades de flujo intermedio

Se refiere a la necesidad de flujos periódicos o no, que tiene el inversionista. Al respecto, cabe señalar que existen instrumentos que pagan flujos intermedios, otros desconocidos y otros sólo al final (Ejemplos: letras hipotecarias, acciones, bonos cero cupón o depósito a plazo fijo).

Por ejemplo, si el inversionista invierte en acciones y quiere recibir flujos de caja, debería escoger aquella sociedad que contempla una política de dividendos estable.

6. Acceso al mercado

Se refiere a la posibilidad de comprar o vender un instrumento en el mercado primario y secundario. En el primero hay restricciones a la transacción, por ejemplo la venta de pagarés por parte del Banco Central y en el secundario existen restricciones por monto, por ejemplo, para acceder a la bolsa, las corredoras exigen un mínimo de capital al inversionista.

7. Unidades de valor y reajustabilidad

La unidad en que se expresa el instrumento, puede ser UF, IPC, US$, etc.

Un(a) inversionista de acuerdo a sus requerimientos puede elegir un tipo de reajustabilidad en lugar de otro.

Por ejemplo, un exportador que debe pagar en dólares, posiblemente desee invertir en esa moneda para protegerse de las variaciones del tipo de cambio.

8. Costos asociados a la inversión

Para realizar determinadas inversiones, en ciertas ocasiones es necesario incurrir en un costo financiero, por ejemplo, al invertir en un fondo mutuo se debe pagar una remuneración a la sociedad administradora y, en determinados casos, una comisión de colocación.

Otro ejemplo son los corredores de bolsa, que cobran comisiones por el corretaje de valores.

9. Tributación de las inversiones

Es importante analizar el impuesto a las que están afectas las rentas generadas por las inversiones, al igual que los beneficios tributarios que éstas otorgan.

10. Resguardos y garantías

Existen instrumentos que cuentan con garantías específicas de pago, en caso que el emisor no pueda cumplir con sus obligaciones.

Por ejemplo, los depósitos a plazo en moneda nacional o extranjera son garantizados por el Estado en un 90% de su monto total, con tope máximo a pagar de 108 UF, monto que considera todos los depósitos mantenidos en el sistema financiero y por una vez en un año calendario, siempre que el titular sea persona natural y se trate de depósitos a plazo mediante documentos nominativos o a la orden.

Llegó la hora de diversificar su cartera de inversión

Cada inversión lleva un riesgo asociado, por lo que si a un instrumento le va bien en un momento, no implica que ocurrirá lo mismo con todos, y si por el contrario, a uno le va mal, no todos perderán. Es decir, los riesgos de los instrumentos se pueden compensar, y la cartera o grupo de instrumentos tiende a tener un rendimiento menos fluctuante.

De ahí que una de las reglas de oro de todo inversionista es el concepto de diversificación, ya que es la mejor alternativa para lograr las rentabilidades esperadas y reducir el riesgo de una inversión. Dicho de manera más coloquial, la idea es seguir la lógica de "no meter todos los huevos en la misma canasta". Por lo tanto, a la hora de invertir debe tener presente las diferentes variables de los instrumentos y la finalidad de su inversión, tales como rentabilidad, liquidez, riesgo y horizonte de inversión.

Todos estos componentes deben corresponder a su perfil de inversionista. En otras palabras, se debe sentir cómodo con las decisiones de inversión que ha tomado y éstas le deben permitir atender sus necesidades en la medida que se vayan presentando.

Por ejemplo, imaginemos que usted tiene $1.000.000 para invertir y decide comprar acciones de una sola empresa. La diversificación que ahí se realizó es igual a cero, ya que se apostó por una sola compañía, lo que implica que el riesgo que se está asumiendo es mayor que si se hubiese optado por comprar una serie de instrumentos.

Supongamos que la empresa en que usted compró sus acciones es una aerolínea y se anuncia públicamente que los pilotos comenzaron una huelga indefinida, por lo que todos los vuelos serán cancelados. Lo más probable es que el precio de las acciones de esa aerolínea sufran una pérdida en su valorización, lo que implicaría necesariamente que su capital se vería fuertemente perjudicado.

Al contrario, si usted con ese mismo millón opta por invertir en una serie de acciones de varias compañías y también en diferentes tipos de instrumentos, como títulos de deuda, cuotas de fondos mutuos, cuotas de fondos de inversión, etc., la probabilidad de perder su capital es menor, ya que construyó una cartera de inversión o portafolio, donde logró diversificar los riesgos a través de diversos instrumentos, que tienen distintos plazos de vencimiento, que pertenecen a diferentes sectores de la economía, etc.

Así, si una acción o la cuota de un Fondo Mutuo pierden valor, la eventual ganancia de otro instrumento le puede ayudar a contrapesar esa pérdida.

La capacidad de diversificar sus inversiones también dependerá de su capacidad económica, ya que no todos los inversionistas tienen el suficiente capital para invertir en muchos títulos. Sin embargo, aún cuando no pueda adquirir diferentes instrumentos o clases de activos, siempre hay que tratar de que exista cierta diversificación entre ellos, aunque sólo pueda adquirir dos o tres tipos de instrumentos financieros.

Tres consejos para diversificar su cartera de inversión

  1. Por diferentes categorías de activos.
    Su cartera de inversión puede combinar diferentes clases de activos, como activos de capitalización, de deuda, monedas.
    Recuerde que la proporción de los activos a elegir dependerá siempre de su perfil de inversionista, es decir, de qué tan averso al riesgo sea, su horizonte de inversión y los motivos de su inversión.
  2. Con diferentes títulos.
    Cuando haya elegido la clase de activos en los que invertirá, hay que diversificar en los títulos. Por ejemplo, acciones de distintas empresas, de distintos niveles de liquidez y riesgo; bonos con diferentes plazos de vencimientos; fondos mutuos con una estrategia variada de inversión o que apunten a distintos tipos de inversiones.
  3. Por sectores económicos.
    Los instrumentos de empresas de diferentes sectores ayudan mucho a reducir el riesgo de nuestra cartera de inversión.
    Por lo general, los ciclos económicos favorecen más a algunos sectores que a otros. Por ejemplo, en épocas de expansión los sectores como consumo, retail, construcción, tienen buenos resultados, no así en épocas de recesión o donde la economía se encuentra en un crecimiento más lento. Por lo tanto, tener una diversificación por sectores económicos también ayuda a repartir mejor nuestras apuestas de inversión.

Ley N° 18.045 del Mercado de Valores

Sitio web Superintendencia de Pensiones

Usuario

jflores

url

https://www.spensiones.cl/portal/institucional/594/w3-channel.html

resumen

La Superintendencia de Pensiones (SP) es el organismo contralor que representa al Estado al interior del sistema chileno de pensiones. Es una entidad autónoma, cuya máxima autoridad es el Superintendente. Se relaciona con el Gobierno a través del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, por intermedio de la Subsecretaría de Previsión Social.

agente_valores

Sociedades anónimas y emisores de Valores

Fondos de Pensiones

Sociedades Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)

Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras

Superintendencia de Pensiones

instrumento

Ahorro Previsional Voluntario (APV)

Ahorro Previsional Voluntario Colectivo (APVC)

tipo_seguros

Rentas Vitalicias

Seguro con Ahorro Previsional Voluntario (APV)

Seguro de Cesantía

instrumentos_financiamiento

glosario

Ahorro

Cotización de Renta Vitalicia

Cuenta de Ahorro Voluntario en AFP

Edad Límite (Mínima y Máxima)

Inversionistas institucionales

Leyes y Reglamentos sobre el Sistema de Pensiones

Normativa y regulación de la Superintendencia de Pensiones

Acceso a normativa y regulación sobre ahorro previsional voluntario

¿Qué es el Ahorro Previsional Voluntario (APV)?

El Ahorro Previsional Voluntario (APV) es un mecanismo de ahorro que permite a las personas dependientes e independientes, ahorrar por sobre lo cotizado obligatoriamente en su AFP.

Existen tres alternativas de APV:

  1. Cotizaciones Voluntarias. Sólo las AFP pueden ofrecer ésta alternativa.
  2. Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario
  3. Depósitos Convenidos.

Consejos o datos

Tip para el Ahorro Previsional Voluntario (APV)

  • Recuerde que las instituciones autorizadas para administrar el APV son: AFPs, Compañías de Seguros, Corredores de Bolsa, Agencias de Valores, Administradoras General de Fondos y Bancos.

Términos relacionados

Es la capacidad de un instrumento de inversión de generar ganancias o rendimiento futuro. Dependiendo del instrumento en el que se invierta (deuda o capitalización) y de la estrategia de inversión, estos rendimientos pueden ser significativos, modestos o pueden no producirse y significar la pérdida del capital invertido. Esta incertidumbre se conoce como el riesgo de la inversión. Tasa de retorno obtenida de una inversión en un valor específico o de algún título.

Subir