¿Cuáles son los costos de una Cuenta Corriente?

Tener una cuenta corriente implica costos asociados a su mantención y uso.

Foto ¿Cuáles son los costos de una Cuenta Corriente?

De acuerdo a la ley respectiva, una cuenta corriente bancaria es "un contrato a virtud del cual un Banco se obliga a cumplir las órdenes de pago de otra persona hasta concurrencia de las cantidades de dinero que hubiere depositado en ella o del crédito que se haya estipulado".

La actividad que se realice sobre la cuenta corriente genera costos para quien la abre y mantiene. Entre los principales, se cuentan:

  • Impuesto de Timbres y Estampillas por cada cheque girado (este valor se actualiza dos veces al año).
  • Comisión por uso de la Tarjeta de Cajero Automático, ya sea para girar dinero del Cajero Automático o para hacer pagos usándola como Tarjeta de Débito.
  • Comisión por uso de la línea de crédito, que podría incluir un seguro de desgravamen.
  • Comisión por la mantención de la cuenta corriente (si el cliente no cuenta un saldo promedio determinado de fondos que haya sido fijado y anunciado por el banco).
  • Otros cobros tienen que ver con servicios prestados por el banco, tales como aclaración de cheques, solicitud de cartolas, copias de cheques, etc.

Más información

La Comisión para el Mercado Financiero (CMF) requiere que cada banco publique en su sitio web las Tarifas asociadas a los productos, lo que se puede ver en cada institución fiscalizada por este organismo.

Sobre este tema se puede profundizar a través del Capítulo 2-2 sobre Cuentas Corrientes bancarias y cheques de la Recopilación Actualizada de Normas de CMF.

Temas relacionados

La cuenta corriente bancaria es un contrato entre una persona o empresa y un Banco, mediante la cual el primero deposita dinero.

Tanto el banco como el cliente están facultados por la ley para cerrar una cuenta corriente cuando así lo estimen conveniente.

Los fondos que se depositan en la cuenta corriente pueden ser usados a través de la emisión de cheques, las tarjetas de débito y/o cajeros automáticos.

Tanto el cliente como el banco son libres de decidir si desean abrir una cuenta corriente y generar un vínculo comercial.

Los bancos tienen un tipo de cuenta corriente que paga intereses a los saldos mantenidos en ellas.

Tanto el cliente como el banco tienen la facultad de poner término al contrato de cuenta corriente.

Para que un banco abra una cuenta corriente, el cliente debe cumplir los requerido por la institución financiera.

Las condiciones generales del contrato de cuenta corriente se encuentran en un documento estandarizado.

El Impuesto de Timbres y Estampillas, creado en 1980, incide sobre este producto financiero con ciertos límites.

Estos movimientos, pactados o no, se efectúan cuando una cuenta corriente es girada sin que existan fondos disponibles.

Tener una cuenta corriente implica cobros asociados a su mantención, los que se encuentran autorizados por ley y son fijados libremente por los bancos.

Términos relacionados

Accionistas, tenedores de bonos, partícipes o aportantes de fondos, tomadores de depósitos, etc.

Subir