Los Cheques y la Cuenta Corriente

Los fondos que se depositan en la cuenta corriente pueden ser usados a través de la emisión de cheques, las tarjetas de débito y/o cajeros automáticos.

Foto Los Cheques y la Cuenta Corriente

El buen uso de los cheques y la cuenta corriente permite una mejor administración del dinero.

Los fondos que se depositan en la cuenta corriente pueden ser usados a través de la emisión de cheques, las tarjetas de débito y/o cajeros automáticos.

De acuerdo a la ley, "el cheque es una orden escrita y girada contra un Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda disponer en cuenta corriente".

Esto significa que el cheque es una orden que el cliente le da al Banco, para que éste pague los fondos que se indican en el documento. El banco, por lo tanto, debe pagar lo que se indica en el momento en que el cheque le sea presentado, sin importar si la fecha es futura. En cambio, si la fecha es pasada, rigen ciertos plazos determinados por la propia ley y las normas de la Comisión, que hacen que un cheque quede inválido cuando han transcurrido determinados plazos.

Es muy importante que la persona que haga el cheque, esté seguro de que al momento en que se cobre el cheque, en la cuenta haya fondos suficientes para cubrir dicho monto.

Temas relacionados

La cuenta corriente bancaria es un contrato entre una persona o empresa y un Banco, mediante la cual el primero deposita dinero.

Tener una cuenta corriente implica costos asociados a su mantención y uso.

Tanto el banco como el cliente están facultados por la ley para cerrar una cuenta corriente cuando así lo estimen conveniente.

Tanto el cliente como el banco son libres de decidir si desean abrir una cuenta corriente y generar un vínculo comercial.

Los bancos tienen un tipo de cuenta corriente que paga intereses a los saldos mantenidos en ellas.

Tanto el cliente como el banco tienen la facultad de poner término al contrato de cuenta corriente.

Para que un banco abra una cuenta corriente, el cliente debe cumplir los requerido por la institución financiera.

Las condiciones generales del contrato de cuenta corriente se encuentran en un documento estandarizado.

El Impuesto de Timbres y Estampillas, creado en 1980, incide sobre este producto financiero con ciertos límites.

Estos movimientos, pactados o no, se efectúan cuando una cuenta corriente es girada sin que existan fondos disponibles.

Tener una cuenta corriente implica cobros asociados a su mantención, los que se encuentran autorizados por ley y son fijados libremente por los bancos.

Términos relacionados

Accionistas, tenedores de bonos, partícipes o aportantes de fondos, tomadores de depósitos, etc.

Subir